Seas o no psicólogo o terapeuta, si deseas ser coach, debes alejarte de orientar o dar consejos.
Sabrás que estás haciendo terapia cuando:
Hurgas en condiciones psicológicas diagnosticables (depresión, ansiedad, adicciones, temas de origen familiar, comportamientos destructivos, etc.)

Cuando el cliente no logra avanzar hacía su meta sin tus “sugerencias” o la estructura que le marcas.

Cuando el enfoque del Coaching es casi siempre sobre sentimientos, preocupaciones, patrones, y dejas de lado la parte de concienciación ligada a las acciones y logros tangibles.

El terapeuta juega un papel clave en la salud mental de la sociedad y está entrenado para ello, tienen experiencia y licencia para hacer este tipo de trabajo personal que los coaches no podemos ofrecer, y aunque estuviéramos entrenados y con licencia para ello, no deberíamos mezclar el Coaching con la terapia.

Si eres terapeuta o psicólogo y coach a la vez, ofrece tus servicios a diferentes clientes, pero nunca ambas cosas al mismo cliente, de lo contrario este querrá de tus consejos y experiencia y perderá responsabilidad en su proceso.

Compartir esto:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0

4 Comments

  1. LLevo 7 años haciendo un negocio de networkmarketing y llegué a mi meta deseada, pero ya no avance mas porque me quede en el camino terapeando gente con problemas familiares sin que yo sea terapeuta profesional…..QUe manera de despertarme! Gracias…..x marcar la diferencia entre coaching y terapeuta…retomo mi camino

    1. María Andrea, despertarse tiene dos maneras, una la natural cuando tu conciencia está lista para ello (como el que despierta después de dormir lo suficiente) solo que en el despertar natural, no hay tiempos, solo espacios y energía que lo marca. y la otra manera es la que provocamos nosotros. A veces nos quedamos dormidos, más horas de las que necesitamos, por no querer afrontar lo que nos depara la vida, y en ese “querer dormir” no despertar, perdemos oportunidades.

      no importa si han sido 7 años, puede haber sido un tiempo natural para ti, o que te forzaste a quedarte “dormida” más de lo que necesitabas. Eso solo tu lo sabrás. lo importante es el despertar, y ojalá que dándote cuenta de ello, puedas ayudar a otros a marcar esa diferencia.

      Y respaldo también lo que Ovidio comenta.
      Con los mejores deseos

  2. Realmente es un tema candente y complicado, donde las barreras son “líquidas”; coincido con José Luis. Está claro que el coaching aporta mucho a nuestros clientes, aunque podemos dañar a nuestros coachees si jugamos a ser terapeutas…
    Ovidio Peñalver

  3. ¡Excelente alerta para la transparencia que nos puede desviar! Hay una delgada línea dentro de una sesión de Coaching que para mantenerla allí, es necesario que estemos muy concientes de lo que estamos haciendo.
    ¡Muchas gracias por este artículo!
    Saludos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*
 


+ uno = 2