hOla, Nos guste o no, a la mayoría de nosotros nos cuesta cambiar, especialmente si nuestra zona de confort ha sido mantenida por mucho tiempo. No importa si esta zona de confort era inconfortable, pues acabamos acostumbrarnos a lo bueno y a lo malo manejable.

Editorial Julio 2012

Está demostrado que o tenemos una gran pasión por algo, y no todo el mundo sabe buscarla (diferente de encontrarla), o tenemos que pasar por un gran sufrimiento para cambiar algo, que normalmente sabíamos que debimos cambiar hace mucho tiempo.

Recientemente he tenido dos experiencias (que continúan), una personal y otra empresarial. Por fortuna, en la personal hice caso a mi intuición. Claro que el tener otras voces de fuera en las que confías también ayuda. Pero ojo! Hay que escuchar, algo que no siempre estamos dispuestos hacer, ya que la zona de confort es como lo malo conocido, a lo que solemos elegir antes que a lo bueno por conocer. Y algunos dirán, que si no hacemos algo es porque puede ser aún peor. ¿Y sabes que? Tienen razón, uno nunca sabrá.

En lo empresarial, tengo que dar las gracias una vez más a esta crisis. Ya que me está forzando a hacer cosas que sabía que debí haber implementado desde hace tiempo. El resultado del cambio no lo sabré posiblemente hasta dentro de mucho tiempo, pero estoy seguro que lo que estoy haciendo, no es solamente algo que tenía que haber comenzado hace tiempo, sino que traerá cambios. Los cambios que traerá no sé como resultaran con las personas cercanas, con los clientes ni conmigo mismo. Es posible que haya algo que muera dentro de mi, o dentro de otros, pero también habrá algo que renazca, y esto último me motiva. Lo miro y me digo, qué oportunidad para dar otro paso hacia delante.

Allá en el 2008 decía que deberíamos sufrir todos, incluido OlaCoach y yo, mucho más para cambiar cosas que no hemos querido cambiar. Hoy os puedo decir que el sufrimiento lo estoy viviendo, que no es fácil, pero que me está mostrando cosas de otros y de mi mismo muy interesantes. Por todo ello, solo puedo estar feliz aunque una parte de mi lo esté pasando mal, pues no hay mal que 100 años dure, y el que aproveche estos tiempos difíciles, estoy convencido que dará un paso de gigante.

Y tú ¿Tienes identificada tu zona de confort? ¿Qué es lo que no estás haciendo pero sabes que deberías cambiar? O ¿Qué iniciaste hace un tiempo y que ahora estás agradecido para pasar por estos tiempos?

Comparte en pocas líneas tus respuestas aquí

Compartir esto:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*
 


tres × = 18