El autocontrol ha sido visto en todos los tiempos y en diferentes culturas como una virtud muy valiosa. Y no con poca razón, confirman los últimos resultados de la ciencia.
Champion Mind ®, Neurociencia y Coaching

Bajo la dirección de Terrie Moffitt fueron publicados en el 2010 estudios que se habían llevado a cabo en EE.UU durante un largo periodo de tiempo: En éstos se acompañó a 1.000 personas desde su nacimiento hasta los 32 años. Con ello se pretendía descubrir, en qué medida se puede determinar la posterior obtención de salud, bienestar y contacto social, basándose en el comportamiento de la infancia.

image1-201305

El resultado fue el siguiente: Aquellos que con 3 años tendían a ser disciplinados y responsables, disfrutaron como adultos de unas condiciones más favorables que el resto. Así, cuanto más indisciplinados se mostraban en la infancia, más probabilidades mostraban en su vida adulta de tener problemas con drogas, sobrepeso o criminalidad, entre otras conductas.
El autocontrol es algo positivo. Hasta aquí estamos, seguramente, todos de acuerdo. Pero, ¿qué les parece esto?: En el año 1886 se crea un mandato de instrucción a todos los profesores, según el cual, han de imponer disciplina en las clases – dándole especial importancia al hecho de estar bien sentado.

El hecho de acostumbrar a los alumnos a sentarse bien se impone, no sólo por normas de salud, sino más bien como método de disciplina; ya que se sabe, que si a un niño se le obliga a controlar su postura corporal, se verá automáticamente controlando su actitud interior, lo que conllevará a una práctica disciplinaria“

Por esta razón todos los alumnos debían hacer lo siguiente:
„Los alumnos deberán tener la planta de los pies en contacto con el suelo o con el pupitre.
Deberán tener la mayor parte de los muslos sobre la silla. No les está permitido, por tanto, sentarse al borde del asiento. El tronco del cuerpo podrá inclinarse levemente hacia adelante; pero no se permitirá a los alumnos, de ningún modo, apoyarse en el borde de la mesa.
La cabeza deberá sostenerse recta, de manera que la barbilla no tenga contacto con el pecho.
Los hombros se mantendrán formando una línea paralela al borde de la mesa.
El hombro derecho no podrá estar ni más alto ni más bajo que el izquierdo.
Los antebrazos se colocarán sobre la mesa, el izquierdo por completo y el derecho hasta, por lo menos, la mitad”

Tanto autocontrol es, evidentemente, demasiado. Algunos científicos demuestran una estrecha relación entre el exceso de autocontrol y patologías como la depresión, comportamientos obsesivos compulsivos, fobias y trastornos alimenticios – palabras de Maja Storch, psicóloga y directora de proyectos en la Universidad de Zúrich.

El desarrollo actual da nuevos impulsos a la discusión sobre el autocontrol, sobre todo al observar las nuevas tendencias generales de auto_mejoramiento. Lo más drástico se ve en el contexto de las mujeres y en el tema de la belleza.

Se estima que en Alemania se invierten entre 800 y 1.800 millones de euros anuales en operaciones estéticas. En EE.UU esta cantidad asciende a 10.000 millones – y eso en época de crisis y teniendo en cuenta el riesgo que suponen tales operaciones.

Háganse ustedes mismos la pregunta: ¿Qué sensación les produce imaginarse que están en un quirófano y que de un momento a otro vendrá alguien a hacerle un corte en el estómago, en el pecho o en los párpados?
Bueno, o si esto les parece demasiado duro, ¿qué tal ponerse a régimen?

Ganas, lo que se dice ganas de tomar estas medidas, no creo que les entre. La presión del ideal de belleza es, sin embargo, bastante alta, especialmente para las mujeres y las jóvenes. Nadie puede librarse hoy del bombardeo publicitario de imágenes de mujeres guapas. Ante esta vasta competencia de belleza, el ser guapa o „normalita“ya no sirve. La exigencia es „belleza perfecta“. Y que la alcancemos o no, queda en nuestras manos.

Gracias a los Casting – Shows sabemos que todo se puede lograr, eso sí, con esfuerzo. Tan lejos hemos llegado que hay niñas de 12 años que no comen, para obtener el peso deseado y jóvenes de 16 años sometiéndose a operaciones estéticas.

A este suplicio se le suma el del mundo del trabajo. Cada cual es responsable de su propio éxito. En la época de la ciencia en la que nos encontramos, términos como „ autogestión“ “ autoeficacia“ o „fuerza de voluntad“ están a la orden del día.

El innovativo pensador en temas de gestión, Peter Drucker, dice:

“Hoy en día se exige a los knowledge worker – las personas que trabajan intelectualmente – ser sus propios jefes. Éstos deben ganarse el puesto, saber cuándo hay que cambiar de tarea, mantenerse laboralmente siempre ocupados y cumplir de forma productiva.
Para conseguir esto, es necesario una buena comprensión de sí mismo: Saber cómo aprender más rápido y cómo trabajar con sus compañeros; conocer los propios valores y elegir bien el sector en el que se pueda ofrecer el máximo rendimiento“.

Autocontrol es necesario, como vemos, para prácticamente todo. Pero, ¿qué pasa realmente cuando „tomamos las riendas“ de nuestros actos? ¿Por qué algunas personas pueden controlarse y otras no? (Continuará…en próximas newsletter)

¿Te gustaría conocer más sobre Neurociencia y Coaching?

Hemos creado las píldoras Champion Mind ®, para desarrollar nuestras capacidades teniendo en cuenta los últimos descubrimientos neurocientíficos. Visita nuestro portal, en el apartado de píldoras Champion Mind y estate atento para cuando ofrecemos estas. La estamos ofreciendo a un precio muy económico porque consideramos que todo el mundo debería conocer todo esto.
Si trabajas en una empresa, pregúntanos por las “Píldoras Champion Mind ®”, mini talleres de 3 a 8 horas, donde puedes aprender como la neurociencia puede mejorar las competencias, reforzar creencias que nos hagan cambiar, romper mitos que nos han trabado hasta ahora, aprender conceptos “científicos” incluso trucos para comenzar a cambiar nuestros comportamientos hacía otros más deseados, más eficaces y demostrados que son los que nos pueden dar el éxito o alcanzar los objetivos. Descubre por qué no has cambiado ahora, cómo puedes hacerlo, y mucho, mucho, mucho más.
Un saludo cordial,

Jose L. Menéndez
Presidente de OlaCoach.

Compartir esto:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*
 


− 4 = dos