Si te sientes frustrado o quiere hacer sus ambiciones realidad una solución que puede ayudarle es consultar a un coach personal. El coaching es una ‘Filosofía’ de moda en Japón, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Australia y extendiéndose rápidamente por toda Europa.

Es muy probable que en algún momento su cuerpo se haya sentido cansado, flácido falto de energía. Si es usted un hipocondríaco, habrá acudido de inmediato al médico, pero este le habrá confirmado que no está enfermo, sólo necesita un poco de ejercicio.

Con nuestro estado de ánimo ocurre lo mismo. Las diferentes situaciones de la vida o, simplemente, las turbulencias del espíritu, pueden producir pequeños seísmos emocionales de los que no siempre es fácil salir. Es entonces cuando el coaching puede ayudarnos a recoger los escombros de nuestra anterior existencia y a edificar una nueva.

Personajes como Hillary Clinton, es un claro ejemplo de lo que se puede llegar a conseguir. Cuando el escándalo Levisnky alcanzó sus más patéticas proporciones, la primera dama recurrió a un life coach (Coach personal) y los resultados a la vista están. Incluso el propio Sr. Clinton, busco un life coach después de su mas que interesante actuación en las cortes Americanas, para salir lo mas enteramente posible de aquella parafernalia que el mismo se creo. André Agassi es otro de los famosos que han seguido esta práctica. Hace unos dos años, cuando el tenista atravesó un mal momento, que influyó en su carrera deportiva, no dudo en acudir a un Coach Personal que le ayudo a salir de sus grandes apuros de ‘melon’ y volvio a encontrarse entre los mejores del tenis, otro caso que parece confirmar que Agassi tomó una decisión acertada.

José L. Menéndez, es un life coach que trabaja y vive en Londres. Lleva su propia consulta desde alli y ha participado en Conferencias internacionales sobre coaching. En estos momentos esta trabajando junto al Instituto Internacional de Coaching, para introducir el coaching en España y formar a nuevos profesionales. El define esta filosofía como: “un puente entre lo que uno es y lo que quiere llegar a ser. Es un proceso de descubrimiento a sí mismo, que plantea metas y estrategias de acción para alcanzar unos objetivos y desarrollar el máximo potencial de cada individuo. La diferencia entre el coach y el psicólogo, es que el primero no trata de analizar o recrearse en el pasado.

El coaching es una metodología que busca soluciones a problemas concretos. Es más practica y, por lo tanto, menos larga.

La gente que recurre a sus servicios, conforma un decorado muy diverso: profesionales insatisfechos, personajes de ambos sexos en plena crisis existencial, divorciados en busca de un nuevo plan de vida o mujeres con el eterno estigma de la falta de autoestima. La mayoría eligen hacer las sesiones -una por semana- por teléfono o correo electrónico. El tiempo es oro.

De hecho, los orígenes del coaching tienen una estrecha relación con el factor tiempo ya que esta metodología surgió en Estados Unidos, en los años 80, como ayuda a los ejecutivos estresados que perdían el control de sus vidas, y para mejorar la efectividad en el trabajo. Sin ser un consultor, el coach ofrece una figura, en su mayoría de las veces, externa a la empresa, lo que ayuda al ejecutivo a separarse del problema que le envuelve, y mirar con otra perspectiva a su entorno. Esta es la razón por la que el mundo empresarial ha sido el primero en poner en práctica estas ideas. Ex-Arthur Andersen, IBM, Osborne o Motorola son compañías que emplean coaches regularmente.

Hay que huir sin embargo, de la tentación de asociar esta practica con conceptos como competitividad, liderazgo o éxito laboral. A veces, puede tener más lanzarse con todos nuestros miedos e inseguridades a la piscina de nuestros eternos deseos. Virginia, con 52 años, trabajaba en un banco de la City londinense. Su sueño era vivir en un país templado: España. Tras seguir una terapia con un life coach acumuló la valentía necesaria para salir a su hora en la oficina, ganó más tiempo para sí misma, se apuntó a clases de yoga y finalmente consiguió un trabajo de seis meses que le permitía disfrutar de otros seis en cualquier lugar cálido.

Además del Coach personal para al vida en general o el trabajo y de empresas José L. aplica tu experiencia deportiva junto con esta practica para ayudar a deportistas a superar barreras que les impiden actuar al 100 % de sus posibilidades, o incluso para encontrar el proceso ‘mágico’ que les haga conseguir ese extra que marca la diferencia entre profesionales, como es uno de sus casos mas recientes, un corredor de carreras de coches, que después de varios meses haciendo segundas y terceras posiciones, con la ayuda de José L. volvió a retomar el comino de los triunfos apuntándose 2 victorias en sus ultimas 3 carreras.

En Estados Unidos, mas un millón de personas han utilizado esta técnica y las previsiones aseguran que en el año 2006 tener un entrenador personal será algo tan común como tener un entrenador físico. Por el momento ya hay coaches para todos los gustos: deportivos, life coaches, para adelgazar, de empresa o de voces. Sarah, en Londres, es de estos últimos y trabaja con gente que quiere expresarse mejor, perder el miedo a hablar en público o aprender a modular su voz. Cuando se presenta la oportunidad, también es actriz de teatro. Ella misma está trabajando con un life coach, desde septiembre. Acudió a él porque tenía problemas con su tenis, pero en realidad, la pista era una metáfora de su propia vida que se derrumbaba tras un divorcio, inestabilidad económica y necesidad de volver al trabajo. “Lo que he aprendido en estos últimos meses”, dice Sarah, ” es a establecer prioridades en mi vida. Saber lo que quiero hacer y lanzarme a ello. He empezado a creer en mí misma y he descubierto que tenemos la posibilidad de cambiar una situación y construir nuestro propio futuro”.

Para información sobre cursos, a los siguientes Teléfonos: 94 476 18 26 o 94 447 58 60. Y si buscas tu propio coach personal entonces puedes llamar a: 00 44 870 741 43 22. o E-mail: joseluis@olacoach.com

Compartir esto:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*
 


× 2 = dieciocho