PensamientoPositivo

resilienciaMuchos ya conocéis a Martin E.P. Seligman, considerado el padre de la Psicología positiva. Hoy leía uno de sus tantos artículos, en concreto dedicado a cómo construir la Resiliencia, que además actualmente es una de las 10 palabras más buscadas en Google. 

Ya a finales de los años 60 él y su equipo descubrió lo que hoy se conoce como “Inutilidad aprendida” y que en algunos casos conduce a la depresión. Para simplificar este término que surgió a raíz de sus experimentos, primero con animales y luego con humanos, se dieron cuenta de que hay tres grupos de personas a groso modo.

 

     1.  Los que después de intentar algo o vivir una experiencia negativa, asumen que todo saldrá igual de mal o peor, y aprender la inutilidad de volver a intentarlo, con lo que caen en un círculo vicioso negativo, que a veces lleva a la depresión.

 

     2.  Los que, al cabo de un tiempo, según la experiencia, se reponen y pueden que teman sobre su experiencia, pero continúan adelante, a veces siendo optimistas a veces no tanto, o incluso a veces, pero solo a veces siendo pesimistas, que son la mayoría de las personas en este grupo.

 

     3.  Los que, aunque sufran de dicha experiencia, incluso pasen por un tiempo relativamente corto en un estado “depresivo” son capaces, a pesar de pasarlo mal, de aprender de la experiencia, reponerse, sacarlo provecho, y volver a intentarlo, de la misma manera, o buscando alternativas, pero sin dejar de intentarlo para mejorar su situación, sus competencias, su liderazgo, sus objetivos, etc.…

 

Según el modelo PERMA, hay cinco características que nos ayuda a construir la resiliencia: Emociones Positivas, Compromiso (Engagement), Relaciones, Significado y Logros (Acomplisment).

 

A estas cinco características yo añadiría los siguientes comentarios de mi experiencia personal:

P = Es necesario ser conscientes de nuestras emociones, hacer algo al respecto cuando estas son negativas por demasiado tiempo. Y siendo consciente de que estas nos están afectando negativamente HACER algo al respecto. Yo suelo seleccionar la música que me ayuda a cambiar el ánimo, antes de poder actuar. Hago ejercicio extra en los momentos bajos para disparar serotonina que me ayude a ir hacia la acción, en lugar de quedarse en la inacción. Leo algunos chistes. Busco amigos que me dan buena energía.

Estoy seguro que tú puedes encontrar más cosas que te pueden ayudar a disparar y mantener tus emociones Positivas, busca las que mejor se te den o puedas iniciar aunque sea poquito a poquito.

E = Me lo propongo. Me busco el espacio y tiempo, aunque sea pocos minutos para poder empezar a realizar cambios positivos. Más vale pocos y continuados, que mucho y descontinuado o que nunca llego a empezar el cambio hacia lo positivo por querer cambios de la noche a la mañana.

Resiliencia1Anoche estaba casi acabando un informe de casi 20 horas que llevo trabajando en ello. Eran las 10 de la noche, y pensaba, sé que una hora más no me es suficiente para terminarlo, pero una hora más me acerca al final. Estoy casando, pero tengo ganas de verlo completado lo antes posible. Así que decidí parar, sentarme a meditar por 5-6 minutos, y de ahí saqué la energía suficiente, el ánimo para continuar por algo más de una hora. Esta mañana lo completé! Pero esa hora extra de ayer me supo a gloria, pues lo dejé casi terminado.

Como el cuento del leñador, si quieres cortar más madera, debes parar de vez en cuando a afilar tu hacha.

R = soy consciente de quienes me aportan, a nivel emocional, intelectual y espiritual, y procuro alejarme de los que me absorben energía o me dan mala vida, o al menos minimizar el tiempo con ellos, especialmente si son amigos o familiares “tóxicos” que no puedes evitar de vez en cuando. Por lo que busco activamente pasar tiempo con la gente que me alimenta positivamente a muchos niveles.

S = No hagas cosas en automático, al menos si no conoces para qué lo haces. Y antes de iniciar cualquier cosa, me suelo preguntar el ¿para qué lo quiero hacer? Esta pregunta me ayuda mucho a distinguir si es un trámite que no me aporta, pero no puedo evitarlo momentáneamente, y me motiva muchísimo a empezar, continuar o terminar las cosas que quiero, lo que es sinónimo de estado positivo, optimismo, energía.

A = Cuando tengo momentos bajos o duros, como hace unos 18-12 meses, hago un esfuerzo de recordar cosas que logré, cosas que me aportaron mucho, y que a pesar del tropiezo del presente, del dolor circunstancial, sé que tengo recursos, fortalezas que ahora quizás no brillan, debido a mi estado emocional negativo o del dolor por el momento que paso, pero que recordando los logros, me ayuda a ser paciente, a reconocer que es temporal, y que si estoy haciendo lo que siento que debo hacer, es cuestión de tiempo, tener paciencia y seguir avanzando durante esos momentos difíciles. Como dice el refrán español “No hay mal que cien años dure”, y la cuestión es seguir trabajando con paciencia, esperando, pero activamente, no pasivamente, para estar listo en cuanto llegue la nueva oportunidad. Hoy ya me voy sintiendo con energía positiva, y para añadir más, incluso me imagino un futuro incluso mejor que en mis mejores tiempos, porque espero aplicar las enseñas del pasado, aprender de las veces que tropecé, al tiempo que seguir aprendiendo y seguir mejorando. Todo esto me hace sentir capaz de alcanzar mejores cosas, mejor estado emocional, etc…resiliencia2

 

Por cierto, una oportunidad es una ocasión que llega cuando estás preparado para tomarla. Si estás preparado, pero no te llega la ocasión, no habrá oportunidad. Y si la ocasión te llega pero no estas preparado tampoco podrás aprovechar la ocasión=oportunidad. De ahí, que uno si sale de un divorcio, si pierde un trabajo, si abandona un proyecto, etc… necesita seguir buscando como mejorar, aunque no surjan ocasiones. Necesita seguir desarrollándose como persona, manejar sus emociones, seguir aprendiendo, pues todo esto será parte de la energía que le hará ser resiliente y mantenerse hasta que la ocasión aparezca de nuevo, y te encuentres listo y ¡voilá! ¡Tendrás la oportunidad, creada con pensamiento positivo!

 

¡Hasta pronto! ¡Abrazotes!

Jose L. Menéndez

Máster Certified Coach y estudiante del EXCUTIVE MASTER IN POSITIVE LEADERSHIP AND STRATEGIC, en el I.E. Escuela de Negocios.

Experto en implementación de estrategias de Liderazgo en las organizaciones a través de la Neurociencia aplicada, el pensamiento positivo y Coaching de equipos, con herramientas para medir la productividad e impacto en las personas y equipos.

Compartir esto:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn18

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*
 


siete × = 56