coaching equipos

La mentalidad de crecimiento basado en las investigaciones de la profesora de la Universidad de Stanford, Dra. Carol S. Dweck.

La Dra. Dweck ha investigado durante décadas sobre la motivación, el logro y el éxito. Ella distingue dos tipos de mentalidad, la mentalidad de crecimiento, con la que las personas creen que pueden desarrollar su cerebro, habilidades y talento. Esta mentalidad invita además al amor por el aprendizaje, al desarrollo constante y a una elasticidad cerebral que es esencial para grandes logros. Por el contrario, las personas con una mentalidad fija creen que sus cualidades básicas, como la inteligencia y las habilidades son fijas y no se pueden desarrollar. También creen que el talento solo crea el éxito, y ver el esfuerzo como un signo de debilidad y no como un elemento positivo de la vida necesaria para alcanzar su potencial completo.

La Dra Dweck encontró en su investigación que una de las creencias más básicas que llevamos sobre nosotros mismos, tiene que ver con la forma en que vemos y vivimos lo que consideramos que es nuestra personalidad. Un “mentalidad fija” asume que nuestro carácter, inteligencia y capacidad creativa son dados estáticos que no podemos cambiar de una manera significativa, y el éxito es la afirmación de que la inteligencia inherente, una evaluación de cómo esos dados a la altura contra una norma igualmente fija; luchar por el éxito y evitar el fracaso a toda costa se convierten en una forma de mantener el sentido de ser inteligente o hábil. Un “mentalidad de crecimiento”, por el contrario, se nutre de desafío y el fracaso no ve como una evidencia de falta de inteligencia sino como un trampolín para el crecimiento y alentador para estirar nuestras capacidades existentes. Fuera de estos dos modos de pensar, que nos manifiesta desde una edad muy temprana, los resortes de una gran parte de nuestro comportamiento, nuestra relación con el éxito y el fracaso en ambos contextos profesionales y personales, y en última instancia, nuestra capacidad para la felicidad.

Las consecuencias de creer que la inteligencia y la personalidad se pueden desarrollar en lugar de ser inmutable rasgos arraigadas, Dra. Dweck encontró en sus dos décadas de investigación con niños y adultos, son notables. Ella escribe:

Según sus investigaciones a nivel individual, podría decir, y constatado por años en mi trabajo con equipos que la vista que adopta un equipo de sí mismo afecta profundamente la forma en que el equipo maneja su vida. Se puede determinar si el equipo se convierte en el equipo que desea ser y si logra las cosas que valora. ¿Cómo sucedió esto? ¿Cómo puede una simple creencia tener el poder de transformar la psicología individual y de un equipo, y consecuentemente su desempeño en el deporte, y su vida?

Creyendo que sus cualidades están grabadas en piedra – la mentalidad fija – esta crea la urgencia para probarse a sí mismo una y otra vez. Si sólo tiene una cierta cantidad de inteligencia, una cierta personalidad, y un cierto carácter moral – bueno, entonces es mejor que probar que tiene una buena dosis de ellos. Simplemente no lo haría verse o sentirse deficiente en estas características más básicas.

Hay quien dice que los equipos son el reflejo de sus entrenadores, y estos, lamentablemente, muchos de ellos vienen con mentalidades fijas, en la que más que lograr que un equipo crezca, buscan que se adapten a sus propias ideas fijas. Lo que provoca unos picos emocionales muy altos, de grandes celebraciones en las victorias y grandes decepciones, casi depresivas, en las derrotas. Pocas veces se ve a un equipo desear competir con equipos difíciles en los aspectos que ellos pueden mejorar, con el fin de mejorar ellos mismos. Solo buscan la victoria como manera de reforzar lo que ellos ya se creen, que son los mejores, y poco aprenden de las derrotas los equipos y entrenadores con esta mentalidad.

He visto equipos con este objetivo que les consume, demostrar que son los mejores – en el campo, en el estadio, pabellón, piscina, en sus carreras y en sus relaciones. Cada situación requiere de una confirmación de su inteligencia, personalidad o carácter. Cada situación es evaluada: ¿Voy a tener éxito o a fracasar? ¿Voy a parecer inteligente o tonto? ¿Voy a ser aceptado o rechazado? ¿Me voy a sentir como un ganador o un perdedor? . . .

Hay otra manera de pensar, en la que estos rasgos no nos llegaron simplemente por azar, ni tenemos que vivir con ellos eternamente tratando siempre de convencerse a sí mismo y a los demás de que tiene rasgos reales, cuando en realidad está enormemente preocupado por dentro. En este modo de pensar, las habilidades con las que nació, son sólo el punto de partida para el desarrollo. Al igual que un equipo es lo que es, y eso no impide que pueda ser diferente, que pueda desarrollar una mentalidad de crecimiento, basada en la creencia de que sus cualidades básicas son cosas que se pueden cultivar a través de sus esfuerzos. Aunque las personas pueden diferir en todas direcciones – en sus talentos iniciales y aptitudes, intereses, o temperamentos – todo el mundo puede cambiar y crecer a través de la aplicación y la experiencia.

¿Los equipos con esta manera de pensar creen que cualquiera puede ser cualquier cosa, que cualquier persona con la motivación o la educación adecuada puede llegar a ser Einstein o Beethoven? No, pero creen que el verdadero potencial de un equipo es desconocido; que es imposible prever lo que puede lograrse con años de pasión, trabajo, y formación.

Lo que encontró verdaderamente la Dra. Dweck con una “mentalidad de crecimiento” fue que esta crea una pasión por el aprendizaje en lugar de un hambre para su aprobación.

¿Por qué perder el tiempo probando a todo el mundo una y otra vez lo grande que eres, cuando podría estar en mejora constante? ¿Por qué ocultar deficiencias en lugar de superarlas? ¿Por qué buscar amigos o socios que le apuntalan el ego, diciéndote las cosas que quiere oír para su autoestima en lugar de los que le plantean retos para crecer como personas, como equipo, desde el amor y no desde la tiranía? Y por qué buscar el aprobado de otros o que le den la razón, en lugar de las experiencias que le hagan crecer? La pasión de un equipo por crecer, mejorar pasa por adaptarse a las circunstancias, aprendiendo cada día, especialmente cuando no va bien, este es el sello de la mentalidad de crecimiento. Esta es la mentalidad que permite a los equipos desarrollarse durante algunos de los momentos más difíciles de su vida.

Esta idea, por supuesto, no es nueva, la puede encontrar en los libros de autoayuda y “Usted puede hacer cualquier cosa!”. Lo que nos muestra la Dra. Dweck con su trabajo es diferente, tiene sus raíces en la investigación rigurosa sobre la forma en la mente – especialmente el desarrollo de la mente, identifica no sólo los conductores principales de esos modos de pensar, sino también la forma en que pueden ser reprogramadas. Así es, su equipo puede ser reprogramado, y es más fácil de lo que piensa!

Los equipos con mentalidad fija ven el riesgo y el esfuerzo como posibles amenazas para revelar sus insuficiencias, que se quedan cortos de alguna manera. Pero la relación entre la forma de pensar y esfuerzo es una calle de dos vías:

No es sólo que algunos equipos pasan a reconocer el valor de desafiarse a sí mismos y la importancia del esfuerzo. Su investigación ha demostrado que esto viene directamente de la mentalidad de crecimiento. Cuando enseñamos a la gente la mentalidad de crecimiento, con su enfoque en el desarrollo, estas ideas sobre el desafío y esfuerzo de seguimiento, hacen que sea una constante, y no éxitos momentáneos. Ganar o perder un partido deja de ser un éxito o un fracaso, sino más bien un paso que confirma el buen hacer o un paso que confirma que aún podemos seguir mejorando. El día que un equipo lo gane todo, será porque utilizó su propia sombra para seguir mejorando, versus inspirarse en otros equipos, que también puede ser positivo si los miramos con ojos de aprender de ellos versus batirles.

A medida que comienzan a entender la mentalidad fija y de crecimiento, verá exactamente cómo una cosa lleva a otra, la creencia de que sus cualidades están grabadas en piedra conduce a una serie de pensamientos y acciones, así como la creencia de que sus cualidades puede ser cultivadas conduce a una serie diferentes de pensamientos y acciones, que llevarán a un equipo por un camino totalmente diferente.

La Dra Dweck cita una encuesta de 143 investigadores de creatividad, que coincidieron en que la principal característica que sustenta el logro creativo es precisamente el tipo de resistencia y perseverancia a prueba de avance atribuido a la mentalidad de crecimiento. Ella escribe:

Cuando se introduce un modo de pensar, se introduce un nuevo mundo. En un mundo – el mundo de los rasgos fijos – el éxito se trata de demostrar que eres inteligente o talentoso. La validación de uno mismo. En el otro – el mundo de las cualidades cambiantes – se trata de superarse así mismo para aprender algo nuevo.

En un mundo, el fracaso se trata de tener un revés. Conseguir una mala calificación. La pérdida de un torneo. Siendo despedido. Ser rechazado. Esto significa que no es inteligente o talentoso. En el otro mundo, el fracaso es por no crecer. No alcanzar para las cosas que valoras. Esto significa que usted no está cumpliendo con su potencial.

En un mundo, el esfuerzo es una mala cosa. Es, como el fracaso, significa que no eres inteligente o talentoso. Si se va, usted no necesita esfuerzo. En el otro mundo, el esfuerzo es lo que te hace inteligente o talentoso.

Con su investigación la Dra Dweck ha demostrado e influenciado sobre las actuales teorías de por qué “Presencia” es más importante que la alabanza en enseñar a los niños a cultivar una relación sana con el rendimiento, explora cómo nacen estas formas de pensar – que se forman, resulta que, muy temprano en la vida.

En un estudio ofrecieron dos opciones: O bien podría hacer de nuevo un rompecabezas fácil, o pruebe uno más duro. Los niños que lo hicieron se ajustaban a las características de uno de los dos modos de pensar – los que tienen mentalidad de “fijo” se quedaron en el lado seguro, la elección de los rompecabezas más fácil que afirmar su capacidad existente, articulando a los investigadores su creencia de que los niños no lo hacen inteligentes cometer errores; los que tienen la mentalidad de “crecimiento” pensaron que una elección extraña para empezar, perplejos por qué alguien querría hacer lo mismo rompecabezas una y otra vez si no están aprendiendo nada nuevo. En otras palabras, los niños mentalidad fija querían asegurarse de que tuvieron éxito con el fin de parecer inteligente, mientras que los mentalidad de crecimiento querían estirar a sí mismos, por su definición de éxito fue de aproximadamente volviendo más inteligente.

He visto equipos que se sienten felices de jugar contra oponentes fáciles, y no les importaría jugar más partidos contra ellos, con el fin de reafirmarse lo bueno que son, al evitar enfrentarse a un fracaso si perdieran.

Siendo árbitro de baloncesto, en una ocasión nos preguntaron si quería arbitrar a dos equipos que estaban luchando por no descender de categoría, o si preferíamos arbitrar al Real Madrid o el Barcelona contra uno de los últimos equipos en la liga. La mayoría respondió que prefería arbitrar a uno de los grandes contra uno de los pequeños, y cuando se les preguntó que razonaran su respuesta, esta era “porque sería un partido muy fácil y encima arbitrando a uno de los grandes”. Yo me quedé sorprendido, pues mi respuesta fue la opuesta y mi razonamiento “porque con ese tipo de partidos sacarán de mí lo mejor, y en el peor de los casos aprenderé mucho, si me va mal”.

En un estudio de laboratorio la Dra Dweck llevó a un grupo de personas para observar cómo se comportaban sus ondas cerebrales al responder a preguntas difíciles y recibieron retroalimentación. Lo que encontró fue que las personas con una mentalidad fija solo estaban interesados ​​en la retroalimentación que se refleja directamente en su capacidad auditiva presente, pero desconectó de la información que podría ayudarles a aprender y mejorar. Incluso no mostraron interés en oír la respuesta correcta cuando habían conseguido una pregunta equivocada, porque ya lo habían procesado como inútil y clasificado en la categoría de fracaso. Los que tenían mentalidad de crecimiento, por el contrario, se mostraron muy atentos a la información que podría ayudarles a ampliar sus conocimientos y habilidades existentes, independientemente de si sus respuestas eran erróneas o aceptadas – en otras palabras, su prioridad era aprender, no la trampa binaria de éxito y fracaso.

Estos hallazgos son especialmente importantes en el desarrollo y la forma en que, como cultura, evaluamos la inteligencia. En otro estudio de cientos de estudiantes, en su mayoría adolescentes, Dweck y sus colegas dieron a cada uno de diez problemas bastante difíciles desde un test de inteligencia no verbal, a continuación, alabaron al estudiante para su desempeño – la mayoría lo habían hecho bastante bien. Sin embargo, se ofrecieron dos tipos de reconocimiento: A unos estudiantes se les dijo “¡Has logrado (X) muchas respuestas correctas!. Esa es una puntuación muy buena. Usted debe ser inteligente muy inteligente, muy bueno en esto “, mientras que a otros se les dijo:” ¡Has logrado (X) muchas respuestas correctas! Esa es una muy buena puntuación. Debe haber trabajado muy duro. “En otras palabras, algunos fueron alabados por la capacidad de esfuerzo y otros por sus habilidades, las que ya tenían, no como habían llegado hasta ahí. Todo ello nos descubre algo híper valioso para trabajar con un equipo:

Elogiar la capacidad que ya tenían empujó a los estudiantes hacía la mentalidad fija, y mostró todos los signos de ella: Cuando les dieron a elegir, rechazaron una nueva tarea difícil que pudieran aprender. Ellos no quieren hacer nada que pudiera exponer sus defectos o poner en duda su talento.

Por el contrario, los estudiantes que fueron elogiados por el esfuerzo, el 90 por ciento de ellos querían un nuevo reto del que aprender.

La parte más interesante, sin embargo, es lo que sucedió después: Cuando la Dra Dweck y sus colegas dieron a los primeros estudiantes unos problemas más difíciles, y estos lo hicieron de mala gana, y errando en más respuestas. Estos estudiantes que habían sido elogiados en sus habilidades pensaban que no eran tan inteligentes o tan bien dotados de inteligencia después de todo.

Para ellos el éxito significaba ser inteligentes, por lo que ya habían logrado, y otros resultados diferentes significaban que eran deficientes, inferiores.

Pero para los estudiantes a quienes se les alabó por su esfuerzo, la dificultad era simplemente una indicación de que tenían que poner más esfuerzo, no un signo de fracaso o un reflejo de su pobre intelecto. Además, salió algo muy interesante, y que veo en muchos equipos continuamente, estos dos modos de pensar también afectaron el nivel de disfrute, todos disfrutaron de la primera ronda de preguntas más fáciles, que la mayoría de los estudiantes recibieron bien, pero tan pronto como las preguntas se fueron haciendo más complicadas de responder, los estudiantes elogiados por sus habilidades ya no tenían diversión, mientras que los elogiados por su esfuerzo no sólo siguieron disfrutando de los problemas, sino que llegaron a decir que el más difícil, el más divertido. Este último grupo también tuvo mejoras significativas en su desempeño a como los problemas se iban complicando, mientras que el primer grupo iba cada vez peor, desalentado por su propia mentalidad de éxito-o-fracaso.

Ahora, hubo un hallazgo más inquietante que se produjo después de la finalización de las preguntas de coeficiente intelectual, cuando los investigadores pidieron a los estudiantes de escribir cartas privadas a sus compañeros sobre cómo vivieron esta experiencia, incluyendo un espacio para informar sobre las puntuaciones que lograron. La Dra. Dweck quedó devastada, ya que el subproducto más tóxico de la mentalidad fija resultó ser la falta de honradez. El cuarenta por ciento de los estudiantes elogiados en sus habilidades mintió sobre sus calificaciones, inflando las marcaciones para parecer más exitosas, o menos fracasados.

En la mentalidad fija, las imperfecciones son una vergüenza, especialmente si tienes talento, por lo que ellos mintieron mucho más.

La conclusión que hago para equipos con este dato, es que tomamos a equipos normales y los convertimos en mentirosos, simplemente diciéndoles que muy buenos, versus elogiar el esfuerzo que hacen.

Esto ilustra la diferencia clave entre los dos modos de pensar – para aquellos con una mentalidad de crecimiento “, el éxito personal es cuando se trabaja al máximo para convertirse en su mejor versión”, mientras que para los que tienen una mentalidad fija”, con el éxito trata de establecer su superioridad.

De lo estudios de la Dra. Dweck y su equipo se reveló algo muy interesante, que ni siquiera tiene que ver con el entrenamiento o la educación, o los negocios, o tiene que ver todo con todo ello. Tiene que ver con el amor. Encontraron que las personas exhiben la misma dicotomía de disposiciones en sus relaciones personales: Los que tienen una mentalidad fija creen que su pareja ideal deberían ponerlos en un pedestal y hacer que se sientan perfecto, como, mientras que las que tienen mentalidad de crecimiento prefiere una pareja que reconozca sus faltas y con amor y les ayude a mejorar ellos, alguien que les anime a aprender cosas nuevas y se convirtieran en una mejor persona.

Si esto lo trasladamos a los equipos, seguro que usted conocerá ejemplos de equipos donde los entrenadores más apreciados son aquellos hicieron crecer a sus miembros, tanto o más, como personas que como equipo deportivo. Son aquellos siendo disciplinarios utilizaban la inteligencia emocional, incluso siendo amorosos para exigir del equipo lo mejor, y dando mucho reconocimiento al esfuerzo, y no tanto a los logros, que son el fruto del esfuerzo y constante crecimiento.

Mi mejor jefe, me dijo las cosas más duras a nivel personal, que nadie me había dicho trabajando en una empresa, pero el cómo me lo decía, es algo que aprecié, incluso reconocí años después todo esto de arriba, ya que él me reconocía a menudo las ganas que ponía, el esfuerzo que invertía, incluso cuando los resultados no eran siempre los esperados.

El problema con los equipos de mentalidad fija es que esperan que todo lo bueno suceda casi automáticamente o por circunstancias no controlables por ellos mismos, como “ojalá tengamos un buen arbitraje” “ojalá el oponente no tenga hoy un buen día” “ojalá nuestro equipo (pensando en los otros, y no en sí mismo) tenga un buen día”. “ojalá el entrenador dé con la clave para ganar hoy”…

Los equipos con mentalidad fija se sienten amenazados y hostiles cuando hablan incluso de pequeñas diferencias en las formas en que sus miembros les ven dentro del equipo. Incluso cuando hay una pequeña discrepancia que amenaza su propia creencia de que compartían todos los mismos puntos de vista sobre el equipo.

Pero quizás el mito más destructivo de todos en las relaciones, es la creencia de que si se requiere trabajar para mejorar estas, es que hay algo que está terriblemente mal y que cualquier discrepancia de opiniones o preferencias es indicativo de defectos de carácter en el equipo.

La Dra. Dweck nos ofrece una revisión de la realidad:

Del mismo modo que no hay grandes logros sin contratiempos, no hay grandes relaciones sin conflictos y problemas en el camino.

Cuando un equipo con una mentalidad fija no habla acerca de sus conflictos, lo que suelen hacer es culpabilizarse entre sus miembros.

Los equipos con mentalidad de crecimiento, por el contrario, pueden reconocer las imperfecciones de ellos como equipo, sin asignar culpa, y aún con ello sienten que tienen una relación satisfactoria. Ellos ven los conflictos como problemas de comunicación, no de personalidad o carácter de unos u otros.

En un equipo de mentalidad de crecimiento, aprecian la diversidad de pensamiento, de personalidad. Ellos aprenden cómo hacer frente a las diferencias con comunicación. En este tipo de relaciones el equipo desarrolla estas habilidades de manera que todos sienten que crecen como personas, incluso más que como deportistas.

Jose L. Menéndez

Fundador y CEO de OlaCoach Corporate S.L.

Master Certified Coach por la ICF y

Creador del Método CHAMPION MIND ®

Jose L. Menéndez es conocido como experto en Coaching y Neurociencia aplicada en el desarrollo de Talento y Liderazgo. Tiene la habilidad de “traducir” estudios y conocimiento Neurocientíficos a una manera simple y pragmática para que líderes y ejecutivos se den cuenta de su potencial profesional y personal utilizando métodos basados ​​en la optimización del cerebro para lograr resultados.

Pionero del Coaching y de la Neurociencia aplicada, dirige OlaCoach Corporate S.L., una boutique de consultoría especializada en la creación de programas y diseños para el desarrollo de comportamientos ligado a competencias empresariales, a través de la Neurociencia, herramientas del Coaching Integral y metodología CHAMPION MIND ®

Entre sus clientes se encuentran grandes multinacionales como Microsoft, Intel, Coca Cola, PwC, Telefónica, Inditex, REXMAS, BBVA, Siemens, Newmont, y muchas más, además de casi un centenar de PYMES.

Certificado en el uso de las Herramientas Neuro Quotient ®, diagnostico de comportamientos basado en la Neurociencia, ideal para el desarrollo de Talento y Liderazgo, y en Team Diagnostic Assesment ™ herramienta ideal para detectar los elementos de productividad y desarrollar Equipos de Alto Rendimiento bajo este modelo de Coaching Sistémico.

En su tiempo libre le gusta pasear y hablar con su mujer mientras disfrutan de una buena tapa, a ser posible de jamón ibérico junto a un buen vino, y un carajillo para terminar una buena comida.

Para saber cómo Jose L. puede ayudar a su organización a maximizar su verdadero potencial, le puede escribir a joseluis@olacoach.com

 

 

 

Compartir esto:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*